fotografo-desnudo-bdsm-swinger-malaga_7312-erotico-glamour-granada-book-modelo-poses

Cógetela, como quieras…

Cógetela, como quieras, donde quieras, cuándo quieras, dile zorra, putã, perra, déjense marcas, rasguños en la espalda, nalgas rojas, chupones en el cuello, sexos lastimados, muñecas marcadas, cuellos asfixiados, labios sangrados, cuerpos adoloridos. Sexo anal, vaginal, oral, en cuatro, 69, misionero, esposas, consoladores, cadenas, sogas, ¡Como quieras!, tu ya la conoces, sabes lo que si y lo que no, sus límites, fantasías y deseos, sean tan sucios como les gusta. Cógetela… Cógetela, después hazle el amor, quédate un momento o toda la noche, dentro de ella, no la saques, siéntela, mira como se recupera, inhala su respiración, observa cómo tu mujer resucita, poco a poco, lentamente.  Sus mejillas están coloradas. Descúbrele los cabellos, que pegados tiene al cuello y la cara, y luego sóplale, refréscala con tu aliento, tibio, por el rostro, por los hombros, por sus pechos.

Acaricia su pecho agitado, lámele en donde dejaste marcas, dejándole en ellas besos ligeros. Ahora salte de ella, poco a poco, suavemente, está recién cogida por el hombre que ama. Siente como su carne se va cerrando, tras al paso de tu sexo ya poco erecto, siente la mezcla de sus eyaculaciones. Hazlo con tacto, tranquilizala, salte de ella como la persona que saca la daga de alguien que ha matado sin intención, con ese miedo, con esa intriga, aunque hayas sido muy rudo en este momento debe ser muy delicado, muy tímido, con sutileza. Tal vez esté un poco lastimada, tal vez tiemble o tenga otro pequeño orgasmo, una leve contracción, un último suspiro de vida,  con ese cuidado irónico de sacar esa navaja para no lastimar a alguien que ya murió, y es que ella murió, el orgasmo es lo más cercano a la muerte, la mataste.

Y a penas tu diosa recién cogida está resucitando, le saldrán flujos en abundancia, déjala así, con todo tu semen adentro, con toda tu alma adentro. Arrópala, con una sábana fresca en su débil cuerpo, cuídala, protégela, ámala. Una vez fuera, acaricia suave su vagina, pálpala con delicadeza y si quieres hasta besos le dejas. Huélela, siéntela y nunca, nunca, dejes de tocarla, ya sea con las manos o con la mirada… CONECTATE CON ELLA 😍😈

Etiquetas: Sin etiquetas

Add a Comment

Debes estar conectado para publicar un comentario