261538993_3219380681626157_749559549039892941_n

En tu memoria…

No se trata de verse sexy o deseada ante los ojos de los hombres, eso no requiere mayor esfuerzo. Ya que la mayoría que te ve superficialmente sólo desea lo que sus ojos pueden ver… Piel. Pero muchos son lo que no saben que hacer con esa piel después de tenerla tan cerca. Ya que solo piensan en su propio placer. Esos mismos que te arrancan la ropa interior sin detallarte siquiera, esos mismos que no se toman el tiempo para acariciarte la mente, porque su cabeza solo piensa en que te darán la 𝑪𝑶𝑮𝑰𝑫𝑨 del año solo moviéndose como conejito en celo. Esos que no notan tu perfume nuevo, o que compraste zarcillos, brazalete y tobillera. Mucho menos notan que los tacones los usas para verte sexy para él.
Tardaste días en decidir que ropita interior te pondrías para ese encuentro y él te la quitó en solo segundos. Y a pesar de todo lo dejaste ser, lo dejaste hacer lo que quería, lo complaciste. Pero ¿y tú? ¿Quién te complace a ti realmente? Porque aunque eres feliz viéndolo disfrutar de ti y le dedicas tiempo a su placer… Siempre terminas preguntándote a ti misma si estás en el lugar correcto.

La mayoría de las mujeres lo callan, porque sienten que el error es de ellas. Cuando ellas lo hablan, muchos las señalan de manera despectiva, haciéndolas sentir mal por querer sentir más placer. Los más extremos las hacen sentir inseguras, y les piden que no se «arreglen».

La mujer se pone bella por y para ella misma primero, alimentar su ego es necesario. Y eso no está mal. Luego por el hombre que quiere seducir. Pero cuando este no le da la respuesta esperada… Busca la opinión de sus amigas… Y por supuesto, si estas tampoco convencen con sus palabras… Allí la suben a los estados de WhatsApp (seleccionando solo a aquellos que pueden ver ese estado en especial) y siempre habrá alguien que dará el halago que haga clic en su mente y la lleve a darse permiso mentalmente para fantasear sin límites…

Allí se queda, en tu memoria, en un orgasmo de autoplacer en tu habitación o ducha, que te dio más placer que hacerlo realidad. Sin stress, ni compromisos, ni miedo al que te descubran o te señalen de infiel. Y no andas contándole a nadie que te tocaste pensando en él.

Modelo: @gmonascal

Etiquetas: Sin etiquetas

Los comentarios están cerrados.