272442971_614279209680535_6966233311775824397_n

No importa como te ves…

Y si desde hoy decides darte la oportunidad de disfrutar de ti como mereces. Olvidarte de los malos ratos, los malos recuerdos, de arrepentirte porque sentiste que fallaste. Es horas de levantarse, sonreír, sentirse bien porque si fallamos aprendimos de los errores. Aprendimos a amarnos más, querernos más, entendemos que hay que disfrutar sin poner tantos «peros» en la vida. Deja que la gente hable, al fin y al cabo lo que te importa es sentirte bien, sentirte feliz.

Mírate al espejo, disfruta de tu cuerpo, siéntete divina. Mira tu cabello, tus ojos, tus labios. ¿Cuántas bocas te besaron? ¿Cuántos ojos te han mirado? ¿Cuántas manos han sabido tocarte como realmente te gusta? ¿Cuántos cuerpos te han hecho suspirar y apretar las sábanas de una cama? Quizás nunca te habían hecho esa pregunta… Y quizás, justo ahora con una sonrisa en los labios, recuerdas quien fue esa persona, solo las más afortunadas podrán recordar dos o tres máximo, y es porque solo guardamos los recuerdos de quienes nos llevan a otro nivel, hasta que llega alguien que los supera a todos y pareciera que borrara todos los «malos ratos». Te apuesto que ya no recuerdas el nombre de todos lo que una vez te dieron un beso, así fuera en la mejilla, pero es imposible olvidar ese último beso que terminó en sexo, ese que no sólo te beso los labios sino el alma, ese que se metió en tu cabeza y en tu cuerpo. Ese que «utilizas» para darte placer en esos momentos de ansiedad y deseo. Ese que a veces no necesitas ver, sino solo escucharlo para que tu cuerpo reaccione mojando tus pantys y deseando tenerlo dentro de tu cama, ese que tus dedos imitan como si fueran sus labios dándote placer. Viste que no importa como te ves, sino como te sientes…

Etiquetas: Sin etiquetas

Los comentarios están cerrados.