260287230_675318123915969_8795352976173537188_n

Princesas de hoy…

Toda mujer llega a una etapa en su vida donde ya no busca un hombre que la «haga feliz». Porque entendió que la felicidad está es en manos de ella, así como muchas veces estuvieron sus orgasmos. Que podría vivir un mundo diferente sin dejar de ser princesa. Llega el momento donde decide soltar su cabellera (como Rapunzel) y dejar que le jalen el cabello de una forma diferente. O sintiéndote tan Bella que necesites una Bestia que te haga suspirar, aferrándote a su cuerpo, escuchando sus rugidos provocados por tu boca que lo hace alucinar. O sintiéndote indefensa vestida con capa roja caminando por un bosque esperando que te encuentre, aparentando que vas a casa de tu abuelita pero en realidad te veras con el lobo para que te coma toda todita…
Te harás la dormida para que te despierten con un beso. También besaras muchos sapos en busca de buen sexo. Algunos te harán sentir como si volaras en una alfombra mágica y te mostrarán que se saben trucos geniales 🧞‍♂️. Quizás no llegues a ser como Blancanieves que tuvo 7 pequeños amigos, no importan que tan alto sino que te llegue hasta el ombligo. Y si no te gusta ser princesa, podrás ser una villana repetir el mismo cuento y hacer lo que te da la gana… 🤣😋

273159625_1096151874551311_8830687552435029613_n

Ella solo quiere paz… pas, pas, pas

Sí algunos hombres comprendieran que darle placer a una mujer no se limita a puntos específicos del cuerpo, si entendieran que toda nuestra piel es un punto erógeno que nos enciende y que nuestra mente es realmente quien decide explotar o no, nuestras vidas fueran diferentes. ¡Hombres piensen como mujeres! Besarle los senos no es lo que la excita, la excita es realmente el haberse atrevido dejarlas al descubierto para que tu te deleites con ellos. Una mujer no se excita viendo tu erección en una foto, a ella le emociona es saber que es la causante de la misma. Una mujer no espera solo que la hagas gritar y gemir… Espera que tú también hagas lo mismo, grítale, gímele, suspira y susurra su nombre, eso no te hará menos hombre. Recórrela, desnúdala, explórala y azótala Que ella solo deseé paz… Si… Pas, pas, pas, pas, pas hasta que muerda la almohada. ¿Sonreíste? Entonces eres de las mías, pervertida y con sentido del humor. No olvides… Si te hace reír, te hará gemir.

Modelo: @oficialalesak

272945104_397584582124895_7783372141538132548_n

Amantes furtivos…

-No saben cuantas veces después que leo unos de sus relatos eróticos, termino dándome placer a mi misma. Imaginando cada escena en el interior de mi mente, en la profundidad de mi cama. Suspirando, respirando profundamente, dejando que mis dedos lo reemplacen por un instante. Mordiéndome los labios y retorciéndome cuando logra hacer que mi cabeza explote de placer gracias a sus letras. Letras cargadas de perversión y lujuria. Historias que me encantaría vivir en carne propia, pero muchas veces no me atrevo ni a contarle a nadie que tengo esas fantasías. Esas ganas inmensas de sentirme complacida sexualmente. Amo a mi marido, sé que él me ama. Pero ese amor es distinto, nosotros mismos lo etiquetamos. Es un amor de familia. ¿Dónde está el placer? ¿Qué hicimos con el? ¿Por qué ya no me siento deseada por él? ¿Por qué el ya no me hace el amor? ¿Por qué me tengo que esconder cuando me toco a darme placer? ¿Por qué siento que ya no nos deseamos? Él era mi cómplice, ahora parece más mi hermano que mi marido. ¿Infidelidad? Jamás he estado con otro hombre, ni antes de casarme con él. Fui suya por completo desde el inicio. Fui su virgen. Pero después de varios meses, la llama de la pasión fue muriendo. Se agotó. Murió. Hoy vivo a través de las líneas de un hombre como pocos. Capaz de hacerme humedecer sin tocarlo, sin verlo. Ese poder mágico de masturbarnos el cerebro. ¿Le haría el amor? No, a él solo le daría mi placer más perverso, mis deseos más sucios y mis fantasías más prohibidas. No me quiero enamorar. Solo quiero que me coja y se vaya. Que me deje sin aliento, que me haga gritar, que me haga gemir… Que me haga llorar, reír, vibrar. Eso que solo los amantes furtivos saben darte. Ese placer secreto que morirá conmigo hasta el último día de mi vida… ¿Por qué no? 😈 – FIN

Modelo: @oficialalesak

272442971_614279209680535_6966233311775824397_n

No importa como te ves…

Y si desde hoy decides darte la oportunidad de disfrutar de ti como mereces. Olvidarte de los malos ratos, los malos recuerdos, de arrepentirte porque sentiste que fallaste. Es horas de levantarse, sonreír, sentirse bien porque si fallamos aprendimos de los errores. Aprendimos a amarnos más, querernos más, entendemos que hay que disfrutar sin poner tantos «peros» en la vida. Deja que la gente hable, al fin y al cabo lo que te importa es sentirte bien, sentirte feliz.

Mírate al espejo, disfruta de tu cuerpo, siéntete divina. Mira tu cabello, tus ojos, tus labios. ¿Cuántas bocas te besaron? ¿Cuántos ojos te han mirado? ¿Cuántas manos han sabido tocarte como realmente te gusta? ¿Cuántos cuerpos te han hecho suspirar y apretar las sábanas de una cama? Quizás nunca te habían hecho esa pregunta… Y quizás, justo ahora con una sonrisa en los labios, recuerdas quien fue esa persona, solo las más afortunadas podrán recordar dos o tres máximo, y es porque solo guardamos los recuerdos de quienes nos llevan a otro nivel, hasta que llega alguien que los supera a todos y pareciera que borrara todos los «malos ratos». Te apuesto que ya no recuerdas el nombre de todos lo que una vez te dieron un beso, así fuera en la mejilla, pero es imposible olvidar ese último beso que terminó en sexo, ese que no sólo te beso los labios sino el alma, ese que se metió en tu cabeza y en tu cuerpo. Ese que «utilizas» para darte placer en esos momentos de ansiedad y deseo. Ese que a veces no necesitas ver, sino solo escucharlo para que tu cuerpo reaccione mojando tus pantys y deseando tenerlo dentro de tu cama, ese que tus dedos imitan como si fueran sus labios dándote placer. Viste que no importa como te ves, sino como te sientes…

272326006_379592333931841_8700427246623401074_n

Pecado disfrazado de tentación…

Las mujeres a veces no quieren un príncipe que las salve… Muchas veces sueñan con esa especie de anti héroe que les de ese toque de adrenalina en sus vidas. Ese hombre que por instantes te pone la vida de cabeza, te hace pensar en locuras que ningún otro pretendiente hizo antes con tu mente. Ese hombre que con su voz y sus palabras te dibuja cada aventura mentalmente y ya quisieras vivirlas en carne propia. Ese caballero que te hace sentir tan pervertida y caliente, tan sexy y sexual. Ese que te inspira sin importar la hora y a veces sin importar el lugar a jugar con tu cuerpo. Ese que te hace humedecer. Ese que te hace mirarte al espejo y ver lo bella que estás. Porque siempre te recuerda que le encantan tus piernas, tu boca, tus nalgas, tus ojos, tus pies, tu ombligo. Que tu sonrisa lo llena, tu voz lo seduce y cada día que pasa la ansiedad por besarte crece. Esas ganas por ser dueño tú piel, de tus curvas, de tus deseos. Esas ganas de tenerte rendida, de rodillas, mirando hacia arriba. Sintiendo como te desnuda con su mirada, como se muerde los labios cuando te ve allí dispuesta a todo, a entregarte en cuerpo y alma. Él, dispuesto a enseñarte a vivir nuevos placeres, nuevas aventuras, grandes momentos. Tu, decidida a aprender y lista para romper las reglas que te oprimían y no te dejaban ser libre.

Él es el pecado disfrazado de tentación, el fuego que te quema en un infierno de pasión. El responsable de liberar tus más oscuros demonios, y el cómplice de tu más brillante energía ⚡El que logra esa sensación de ternura con un beso y un abrazo desde tu espalda, haciendo que se te erice la piel y en un segundo te pasa la lengua por tu oreja y sientes como esa corriente te hace sentir ganas de rozarlo con tus nalgas hasta sentirlo firme y ansiosa por tenerlo dentro de ti…

¿Ya lo viviste? ¿Qué esperas?

266268426_630392201732421_9205710252420682440_n

¿Recuerdas nuestra última vez?

Teníamos tanto tiempo tratando de escaparnos juntos y dedicarnos esos minutos de pasión y placer que nuestros cuerpos nos lo pedían. Siempre había algo que no nos permitía cumplir con este deseo. Muchas veces nos quedamos con las ganas y con la ilusión, pero no perdíamos la fe de volvernos a ver. Esta vez caso nos vuelve a pasar, eso que llaman leyes de Murphy volvía hacer de las suyas. Pero logramos resolver que es lo importante, conocimos las instalaciones de un hotel que nunca habíamos conocido y que fue el cómplice de esa mañana de pasión que tanto deseabas. Adoro cuando me escribes «Necesito de ti». Y allí estaba, exclusivamente para ti, listo para devorarte y disfrutar de tu cuerpo y tus deseos. Apagamos las luces y dejamos que fuera el televisor sin volumen quien diera un poco de luz al ambiente. Y después de unos besos profundos y jugosos nos arrancamos la ropa y nos lanzamos en la cama. Para mí es esencial iniciar con un oral de esos que te muestran que la humedad jamás miente… Ese néctar divino que te alborota la perversión y te pone a mil. Apretar tus senos y pellizcarlos porque sabes que te gusta un poco el dolor mientras mi lengua te hacia gemir y suspirar profundamente. No necesitaba más tiempo, mis dedos fueron los culpables de hacerte explotar en tan solo unos segundos… Hacerte mojar a chorros es mi mayor placer, saber donde tocarte, como tocarte, saber que decirte para que pierdas el control. Mi voz en tu oído, en tu cuello, solo dos de mis dedos dominando tu placer interno y mi pulgar rozando tu placer externo, esa mezcla de Punto G y clítoris que no puedes controlar retorciéndote apretando las sábanas y mordiendo la almohada. Escuchando mis instrucciones, diciéndote que eres mía, que soy tu dueño y que sé que nadie te hace sentir lo que yo logro cuando estoy contigo. Sólo tú y quien haya vivido ese momento podrá entender leyendo estas palabras la realidad de ese momento. La pasión, la energía, el placer y la satisfacción de que el sexo va más allá del acto del movimiento de uno dentro de otro. Es la conexión ideal de dos almas (a veces más) en una misma sintonia que alcanzan la paz plena y el placer perfecto.

gmonascal

¿Fieles a que..?

Brindemos… Por cada fantasía cumplida. Brindemos por cada beso inolvidable. Brindemos por cada suspiro cargado de alegría. Brindemos por cada orgasmo incontrolable. Brindemos por todos los momentos felices que tuvimos aunque no haya sido juntos. Tus alegrías serán mis alegrías, ¿por que debería molestarme? Nos enseñaron a ser egoístas con el amor, con el placer, con la vida. ¿Que hay de malo en amar, desear y dar placer a más de una persona? Lo sé, no todas están listas para esta conversación, y más de uno saldrá diciendo que solo incito a la infidelidad… ¿Pero fieles a qué? A sus mentiras, sus normas y engaños. Viven en un mundo que está más lleno de «vacíos emocionales» que de relaciones reales. Todos creen que son felices solo porque no han descubierto la verdad… Todos somos fieles hasta que caemos en la tentación. La envidia también es un pecado capital como la lujuria, si he de pecar, que sea por placer no por frustración 😈🔥

Modelo: @gmonascal

261538993_3219380681626157_749559549039892941_n

En tu memoria…

No se trata de verse sexy o deseada ante los ojos de los hombres, eso no requiere mayor esfuerzo. Ya que la mayoría que te ve superficialmente sólo desea lo que sus ojos pueden ver… Piel. Pero muchos son lo que no saben que hacer con esa piel después de tenerla tan cerca. Ya que solo piensan en su propio placer. Esos mismos que te arrancan la ropa interior sin detallarte siquiera, esos mismos que no se toman el tiempo para acariciarte la mente, porque su cabeza solo piensa en que te darán la 𝑪𝑶𝑮𝑰𝑫𝑨 del año solo moviéndose como conejito en celo. Esos que no notan tu perfume nuevo, o que compraste zarcillos, brazalete y tobillera. Mucho menos notan que los tacones los usas para verte sexy para él.
Tardaste días en decidir que ropita interior te pondrías para ese encuentro y él te la quitó en solo segundos. Y a pesar de todo lo dejaste ser, lo dejaste hacer lo que quería, lo complaciste. Pero ¿y tú? ¿Quién te complace a ti realmente? Porque aunque eres feliz viéndolo disfrutar de ti y le dedicas tiempo a su placer… Siempre terminas preguntándote a ti misma si estás en el lugar correcto.

La mayoría de las mujeres lo callan, porque sienten que el error es de ellas. Cuando ellas lo hablan, muchos las señalan de manera despectiva, haciéndolas sentir mal por querer sentir más placer. Los más extremos las hacen sentir inseguras, y les piden que no se «arreglen».

La mujer se pone bella por y para ella misma primero, alimentar su ego es necesario. Y eso no está mal. Luego por el hombre que quiere seducir. Pero cuando este no le da la respuesta esperada… Busca la opinión de sus amigas… Y por supuesto, si estas tampoco convencen con sus palabras… Allí la suben a los estados de WhatsApp (seleccionando solo a aquellos que pueden ver ese estado en especial) y siempre habrá alguien que dará el halago que haga clic en su mente y la lleve a darse permiso mentalmente para fantasear sin límites…

Allí se queda, en tu memoria, en un orgasmo de autoplacer en tu habitación o ducha, que te dio más placer que hacerlo realidad. Sin stress, ni compromisos, ni miedo al que te descubran o te señalen de infiel. Y no andas contándole a nadie que te tocaste pensando en él.

Modelo: @gmonascal

262354654_871315396882233_3260415693905408138_n

Dominar tus pensamientos…

Eres tan especial que no cualquier hombre es capaz de leer tus deseos. Porque amar puede cualquiera, pero dar y complacer los placeres más oscuros son sólo para personas ideales, personas especiales. Mujeres como tú necesitan atenciones únicas, que van más allá de los besos, caricias o palabras tiernas. Tu necesitas mordidas, nalgadas y palabras sucias. No todos los hombres tienen ese don especial de complacer esos deseos, no todos tienen el tacto, el tono, la intensidad perfecta, no todos comprenden tu forma de sentir, de desear, de vivir. No se trata de tratarte mal o lastimarte, es dominar tus pensamientos con carácter. No se trata de nalguearte hasta que grites, se trata del placer escondido que logro que supliques. No se trata de promesas de amor eterno o fidelidad… Se trata del placer que causa la lealtad. La sumisión y la entrega a un hombre que si te entiende, a un hombre que te complace a petición de tu boca, el que te regala los orgasmos, el que te seduce, el que te provoca, el que con solo escribirte lo que quiere hacerte, al leerlo se te humedece la boca. Te muerdes los labios, aprietas tus piernas y cierras tus ojos por un momento, fantaseando que pasaría si lo tuvieras tan solo un segundo. Confiésalo 𝒄𝒂𝒓𝒂𝒋𝒊𝒕𝒂 ¿Qué tan profundo? ¿Qué tan profundo?

261612780_249963973790315_8546049508691151328_n

Te pienso…

Sabes que te pienso día tras día, te tengo presente segundo a segundo. Recuerdo esa boca, que me hace temblar de deseo cuando me besa, cuando me muerde y suspira frente a mí. En esas manos, que me incitan al pecado, unas manos que saben volverme loco de placer con sus caricias. Tus ojos, esos ojos que hacen arder mi alma cuando me miran. Te necesito, te deseo, te quiero junto a mí, así sea por unos minutos mientras nos entregamos al placer y al deseo. A olvidarnos del mundo que nos rodea mientras solo nos besamos con pasión y ternura. Mientras nos tocamos cada centímetro de piel y nos volvemos un solo cuerpo. Mis manos necesitan chocar con tu nalgas una y otra vez hasta que ya no aguantes más… Hasta que ambos estemos exhaustos de lujuria y maldad y quedemos abrazados entre las sábanas y el sudor de nuestra piel 🔥